El universo del software es muy extenso y tiene la peculiaridad de ir en constante evolución. Y es que desde que Salesforce apareció en 1999, el ámbito empresarial sufrió un cambio importante, al brindarle la oportunidad a las organizaciones, de integrar aplicaciones de negocios a sus sitios web. A este servicio se le denominó la nube, o Cloud Computing, convirtiendo a Salesforce en el principal referente del sector.

La computación en la nube consiste en ofrecer servicios mediante la conectividad y el gran alcance de Internet. Democratiza, por tanto, el acceso a recursos de software desde cualquier parte del mundo, de manera que este servicio está a disposición de una multitud de clientes.

Actualmente existen tres tipos de Cloud Computing primordiales: la infraestructura como servicio, (IaaS), la plataforma como servicio (PaaS) y el software como servicio (SaaS). Decantarse por alguno de ellos es una decisión que debe atender una necesidad única, dado que las nubes no son iguales y ofrecen soluciones diferentes.

Son precisamente estos puntos los que queremos abordar en este post, ya que entender las diferencias entre los tipos de Cloud Computing os ayudará a hacer la mejor elección para vuestro negocio.

Tipos de Cloud Computing

Podemos decir que los servicios de la nube son infraestructuras o sistemas de software que alojan los proveedores externos y que utilizan los usuarios mediante conexión a Internet.

Los tipos de Cloud Computing principales son IaaS, PaaS y SaaS. Cada uno, sin embargo, comparten un aspecto en común: facilitan el flujo de datos a través de Internet, empezando por los clientes de front-end hasta los sistemas de los proveedores de servicios de nube. Pero ¿En qué se diferencian? En lo que ofrecen. Ahondemos un poco en este tema:

Iaas

La plataforma Iaas es gestionada por el proveedor de servicios de nube. Ello incluye los servidores, la virtualización, la red y el almacenamiento de datos reales. De modo que la infraestructura es alquilada y el usuario puede ingresar con una API o un panel.

El usuario, por tanto, solo se encargará de manejar el sistema operativo, las aplicaciones y el middleware, mientras que el proveedor será el responsable de los sistemas de hardware, el almacenamiento de datos, los discos duros, las redes, y los servidores.

También se encarga de evitar las interrupciones, realizar las respectivas reparaciones y ofrecer soluciones a los problemas de hardware. Se trata del modelo de implementación convencional quienes proveen servicios de almacenamiento en la nube.

tipos de Cloud Computing

PaaS

Es uno de los tipos de Cloud Computing en el que el proveedor externo es el responsable de proporcionar y manejar el hardware y una plataforma de software de aplicaciones. El usuario, por otro lado, se encarga de gestionar las aplicaciones que se ejecutan en PaaS y los datos que los rigen.

Conviene destacar que este sistema de hardware brinda a los usuarios un componente importante de DevOps. Una plataforma de la nube compartida que se emplea para desarrollar y gestionar aplicaciones, sin la necesidad de diseñar y mantener la infraestructura, comúnmente, relacionada con el proceso.

Todo ello es de muchísima utilidad tanto para los desarrolladores como para los programadores.

tipos de Cloud Computing

SaaS

Se refiere a un servicio de que proporciona a los usuarios una aplicación de software el cual maneja el proveedor de servicios de nube. Mayormente, las plataformas SaaS son aplicaciones web o apps móviles a la que los usuarios acceden por medio de un explorador web.

Eso sí, los usuarios se responsabilizan de actualizar el software, de realizar las correcciones de fallos, incluyendo otros mantenimientos generales del software. Se conectan, además, mediante un panel o una API.

Por último,el SaaS le pone punto y final a la necesidad de instalar localmente una aplicación en la computadora de cada usuario, algo que abre camino a la posibilidad de aplicar mejores métodos de acceso en grupo a la infraestructura. 

tipos de Cloud Computing

Claves de cada infraestructura

  • El modelo SaaS se enfoca en hacer más simple el acceso a la aplicación de software para los usuarios mediante una interfaz de navegador o de programa. Con esta infraestructura, la red subyacente, el sistema operacional y los recursos funcionan tras bastidores.
  • En PaaS, los usuarios pueden acceder de la misma forma que se lleva a cabo en SaaS. Es posible, sin embargo, que se presenten abstracciones en niveles de aplicaciones que aceleren el desarrollo de aplicaciones y la implementación de múltiples dispositivos.
  • Con estas abstracciones en el nivel de aplicaciones ausentes, un sistema convencional que se ejecuta en un grupo de servidores virtuales con una ubicación remota, generará ciertos aportes de capacidad flexibles, pero es imposible que propicie la innovación acelerada de la empresa.
  • En cambio, el modelo IaaS, va a la vanguardia en la abstracción, brindando a las empresas, la capacidad de sacarle provecho a los recursos brutos del servidor. Ahora, el resto de la administración de la plataforma y del sistema de software queda a cargo de la empresa. Ello, permite conseguir una mejor capacidad, desligándose de los requisitos de hardware.

Conclusiones

Es un hecho, los diferentes tipos de Cloud Computing han abierto todo un mundo de posibilidades de soluciones y aplicaciones de software en muchos ámbitos. Sobre todo, porque ha removido la barrera de la experiencia técnica necesaria en aras de gestionar y mantener la infraestructura, lo que ha permitido a las empresas confiar en una opción segura, fiable y personalizada. Los proveedores de SaaS y PaaS, generalmente, también consumen servicios en la nube, una realidad que hace que cada nueva empresa abra oportunidades con potencial de cambiar el mercado para organizaciones y empleados.

× ¡Escríbenos por Whats App aquí!